Inicio / Prensa / SUICIDIO PARTE 3: Señales que pueden salvar la vida

SUICIDIO PARTE 3: Señales que pueden salvar la vida

Siguiendo con esta problemática del “Suicidio”, , dialogó con una voluntaria de la Fundación Defender la vida, quien brindó información sobre cómo detectar casos de posibles suicidios en los jóvenes y adolescentes, dando a conocer recomendaciones de los especialistas sobre como se debe actuar.

Desde la Fundación explicaron que: “El suicidio es multicausal va desde lo biológico, psicológico, espiritual y social. Hoy día la sociedad no está pudiendo contener a los jóvenes, ya que la mayoría de ellos no encuentra un proyecto de vida. Los adultos nos hemos corrido del lugar que nos corresponde como aquellas personas que transmiten ciertos valores, nos estamos dejando bombardear por todo el flujo de información que nos llega a diario. Para procesar esta información tenemos que tener tiempo para poder transformarla en conocimiento para poder trasmitírselos a los chicos que se sienten muy solos. La escuela está para enseñar no para educar, todo empieza por la casa primero, los valores son transmitidos en el seno familiar”.

todo-tiene-solución2

 

Es importante saber dice la especialista que: “Quien cometió un intento de suicidio, lo vuelve hacer  por eso hay que estar atentos. Generalmente el suicida siempre deja señales antes de llegar al acto, el tema es saber decodificarlas. Algunos indicadores que funcionaría como un llamado de atención para detectar posibles casos de intentos de suicidios: Una persona que ha hablado sobre hacerse daño o matarse, o se ha autolesionado; habla sobre la muerte y/o de morir cuando este tipo de tema no es normal en esa persona, sentirse desesperado o sin esperanza, actuar impulsivamente, aislarse, uso de drogas y alcohol, regalar efectos personales de gran valor emocional como gesto de despedida, expresiones verbales como estarían mejor sin mí, en esta casa estoy demás, cuando ya no estén se van arrepentir, entre otras”.

Por eso agrega que es fundamental: “Si detectamos esto sepamos como actuar. Las personas al borde del suicidio no quieren quedarse solas, ni ser rechazadas, el tener alguien en quien confiar hace la diferencia. Los sermones no ayudan. No hay que analizar, comparar, calificar o criticarlos, los sermones no ayudan. Ante cualquier inquietud, duda, vayan al médico, sobre todo cuando se trata de adolescentes, no solo para el aspecto físico sino también para su estado psicológico, ya que los especialistas ven cosas que nosotros los padres no”, concluyó

Fuente: http://www.pagina16.com.ar/

 

Dejá tu comentario

Su dirección de correo no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

*